NOTARIOS

José Ramón Castro Reina
Manuel Ignacio Cotorruelo Sánchez

herencia-y-testamento476634

Estudiadas en un post anterior algunas cuestiones relativas al testamento, nos centramos en éste en algunas de las cláusulas del mismo, carentes de contenido patrimonial, pero de relevancia práctica importante, sobre todo caso de concurrir menores o incapacitados a la sucesión. Destacamos las siguientes:

1.- ADMINISTRADOR.Para el caso de nombrar heredero o legar bienes a menores de edad, es posible la designación de administrador, esto es, la cláusula por la que se ordene que la administración de los bienes recibidos por el menor de edad, durante su minoría de edad, queden excluidos de la administración del otro o de ambos progenitores y sean administrados por persona distinta a éstos.

 Es una posibilidad contemplada en los artículos 164 y 227 del Código Civil. La práctica revela que es de enorme utilidad y muy demandada en caso de separación o divorcio de los progenitores del menor, cuando, desgraciadamente, tras la separación, las relaciones entre éstos son inexistentes o muy deficientes. Es típica, por tanto, del testamento de los separados o divorciados y de los abuelos del menor cuyas relaciones con el yerno o la nuera son problemáticas. Obviamente, también se da en caso de ruptura de parejas de hecho y, en definitiva, en cualquier situación de escasa relación entre los progenitores o entre el testador y éstos, al margen de que haya mediado o no matrimonio tales progenitores.

 2.- TUTOR.Para el caso de tener hijos menores de edad o incapacitados, es importante la cláusula por la que se nombre tutor, se establezcan órganos de fiscalización de la tutela, se designen las personas que hayan de integrarlos u ordenar cualquier disposición sobre la persona o bienes de los hijos menores o incapacitados.

 Es una posibilidad contemplada en el artículo 223 del Código Civil.  Debe tenerse en cuenta:

     – Que se puede designar a una o varias personas, para que actúen individual o conjuntamente, con o sin distribución de funciones, distinguir entre tutor de la persona y tutor de los bienes, etc.

    – Que, siendo el testamento individual y personalísimo en Derecho Español común, es importante que los progenitores acuerden voluntades en este sentido, pues, de lo contrario, no le quedará más remedio al Juez que optar o desistir de las disposiciones de ambos progenitores.

      –   Que el Juez puede nombrar tutor a persona distinta de la designada por los progenitores, cuando el interés del menor o del incapacitado así lo exigiere, si bien ello exige resolución motivada y, en principio, lo normal es que acepte la voluntad de tales progenitores.

      –    Que, obviamente, tal designación de tutor sólo entra en juego cuando se haya extinguido la patria potestad, es decir, que, en principio, la cláusula testamentaria es una previsión para el caso de fallecimiento de ambos progenitores, pues sobreviviendo uno de ellos, éste ejercerá en exclusiva la patria potestad.

 No me resisto a apuntar que, en estos casos, -sobre todo en el de hijos incapacitados judicialmente-, es muy relevante un buen testamento.

 3.- CONTADOR-PARTIDOR.Concurriendo a la sucesión menores o incapacitados o previendo el testador que los nombrados herederos no van a ponerse de acuerdo en orden a la partición de la herencia, es importante acudir al nombramiento de un albacea-contador partidor, esto es, una persona que vele por la ejecución del testamento y pueda proceder a la distribución de la herencia, pudiendo incluso prescindir de la voluntad no coincidente entre sí de los interesados.

 En el caso de menores o incapacitados, es especialmente útil esta cláusula, en la medida en que evita que, caso de conflicto de intereses entre el menor o incapacitado y quien ejerce la patria potestad o tutela sobre aquél, haya que acudir al nombramiento de un defensor judicial.

 Es muy útil que la cláusula de nombramiento se acompañe de la aclaración de que no sea necesaria la intervención del albacea contador-partidor caso de que, al tiempo de la partición de la herencia, todos  los interesados en la sucesión sean mayores de edad, tuvieren la libre disposición de sus bienes y partieren de común acuerdo.

 Evidentemente, las posibilidades son muchas y dependen de cada caso particular. El testamento es un documento que, en cada caso, ha de adaptarse a las necesidades y deseos personales del testador y sólo hemos querido hace un apunte de algunas cláusulas y posibilidades, desconocidas por el público en general y que son de utilidad con frecuencia. Seguro que les surgen muchas más cuestiones y posibilidades que tratar. No duden en consultar.